La carta patente de la Gran Logia de Menfis – Mizraim y de sus logias

La costumbre de una Carta de reconocimiento o de establecimiento institucional viene desde la fundación y posterior extensión de la Masonería inglesa, como tal, y posteriormente se generalizó a todas las Masonerías como muestra de legitimidad y de legalidad en el ejercicio de las actividades masónicas. En ella, se da un “permiso” especial para la creación de un cuerpo masónico en distintos niveles que va desde la Logia común (como ocurre en la Masonería inglesa), hasta la Gran Logia y los cuerpos de la Masonería Filosófica y Hermética, como es el caso de la Masonería Egipcia que tiene todo integrado en un edificio armónico que lleva un sentido ascendente en Grados y capacidades.

La Gran Logia de Londres (posteriormente Gran Logia Unida de Inglaterra que integró a los Antiguos y los Modernos) fue quien primero emitió Grandes Patentes de las Grandes Logias que solicitaron fundar en sus diferentes países una institución masónica al modelo británico con una jurisdicción especial para ese territorio y emitió Cartas Patentes para las Logias que se fundaron en la Gran Bretaña.

Pero, siempre debemos recordar que antes de la Gran Logia de Londres existieron otras formas de Masonería, algunas de las cuales guardaban relación con las antiguas corporaciones de constructores y forjadores de metales del antiguo Egipto, medio oriente, Grecia y Roma, y en Europa, en Escocia, en el norte de Inglaterra, Francia y Alemania, España, etc. La conformación de las Logias de constructores no tenía que ver con una Carta Patente como se le conoce hoy en día. La costumbre es entonces moderna, aunque existan algunos documentos antiguos que enunciaron a las cofradías algunas normas básicas, que en términos modernos, no son una Carta Patente, si bien, en algunos casos, se escribieron estatutos y constituciones que delineaban las generalidades y algunas peculiaridades de las antiguas cofradías de constructores..

Es importante recordar que la expedición de Napoleón a Egipto en 1798 marcó un episodio especial en la formación y consolidación de los Ritos de Menfis y de Mizraim pues de esa expedición, a la cual fueron alrededor de 200 científicos y numerosísimos oficiales muchos de ellos masones, surgieron gran cantidad de conocimientos sobre la cosmogonía y la vida en la antigua civilización egipcia. Desde esa época y por los siguientes años, durante el siglo XIX y el XX se logró el compendio de lo que estaba escrito en los muros de los Templos del antiguo Egipto y se sigue trabajando en el desentrañamiento del pensamiento egipcio antiguo.

Pero también, es importante anotar que el conocimiento que dio paso a la formación de las doctrinas masónicas y su simbolismo, viene de otras vertientes algunas de ellas también bastante antiguas como el pensamiento judeo – cristiano, la Gnosis mediterránea pre y cristiana ,y más recientemente, varias formas de rosacrucismo. Todo ello ha acompañado al mundo europeo y mediterráneo desde siglos atrás a 1717.

Los Ritos de Menfis  y de Mizraim fueron sensibles creaciones de grupos de Hermanos Masones apasionados por las doctrinas esotéricas más osadas y completas en el sentido espiritualista. Fueron Ritos creados con la mejor voluntad de formar vehículos conductores y transmisores de ideas y sistemas de enseñanza que llevaran a entender el mejor esoterismo europeo y de oriente que difícilmente encuentra en las Logias inglesas ( o por lo menos en la mayoría de ellas). O sea, hay una Masonería espiritualista europea continental que se configuró en diversos Ritos, entre ellos y como destacados sistemas, los de Menfis y de Mizraim y otros que le son muy afines. El matrimonio de Menfis y Mizraim en 1881 es tan sólo la unidad de Grandes Tradiciones que ambos Ritos poseían en común, incluso en grados específicos, de aquello de gran valor Iniciático en el sentido de que es una Masonería que busca en todos sus trabajos lo trascendental, lo Divino, lo que exalta al ser humano en su constitución interna y por ende, en todos los aspectos de su vida. No es una Masonería plana, repetitiva, mecánica: es justamente una vida diferente que desarrolla enormes posibilidades de tipo ritual, pero también, de tipo filosófico y hasta hermético.

Debemos comprender también, que la construcción del Rito de Menfis y el de Mizraim originalmente fue piramidal, de tal manera que hubo unas jerarquías internacionales propias de los Ritos Egipcios y unas nacionales que han dejado ver en algunos casos su utilidad y en otros algunas dificultades.

Cuando se unificó el Rito Antiguo y Primitivo de Menfis – Mizraim se dio inicio a una jerarquía unificada internacional y hacia atrás, se reconocieron a unos y otros Hierofantes de Menfis o de Mizraim como detentores de la Gran Tradición Iniciática que a la larga, estaba presente en ambos Ritos en la mayoría de sus aportes.

Así las cosas, pasaron por la Gran Hierofanía o por la Gran Maestría Mundial personajes de la talla de Giuseppe Garibaldi, Gerard Encausse (Papus), Jean Bricaud, Salvatore Zolá, Constant Chevillón, Robert Ambelain, Geroge Bogé, Gerard Kloppel y hacia atrás muchos otros.

La FEDERACIÓN DE GRANDES LOGIAS SOBERANAS DE MENFIS – MIZRAIM

La Masonería en la segunda década Siglo XXI vio nacer a esta entidad Federativa internacional que ha recibido la Gran Tradición iniciática cultivada por todos aquellos Maestros o Grandes Hierofantes Mundiales que recibieron desde diferentes Logias y Maestros Cartas de autorización o Patentes para trabajar en uno o varios Ritos, además del Rito Antiguo y Primitivo de Menfis – Mizraim, en lo que se refiere a Masonería.

En recientes año, cinco Grandes Logias decidieron fundar un nuevo cuerpo Masónico Internacional autónomo, cuya regularidad se establece en el mutuo reconocimiento entre sí de las Grandes Logias fundadoras. Se ha dado un gobierno con un Gran Hierofante al liderato de su estructura internacional y guarda en su seno las herencias de los Sabios del Pasado en relación a las llaves de la sabiduría ancestral reunida en las Artes y Ciencias herméticas – esotéricas que custodia.

Apenas nació y ya está presente en 12 países con Grandes Logias, Logias y/o Triángulos Masónicos. Su objetivo central es dar a la Humanidad la Masonería Egipcia que es un bellísimo compendio de conocimientos surgidos en los eones más remotos de la antigüedad.

Su crecimiento no es numérico sino cualitativo. Lo que se espera siempre es que sus Masones crezcan hacia adentro y la membrecía es casi un asunto de la Divinidad misma porque la campaña de crecimiento de la Federación es muy discreta, no más allá de encontrar a aquellos buscadores sinceros capaces de leer, estudiar e investigar en qué lugar se encuentra la redención de la consciencia y la voluntad humanas para hallar la vida espiritual y poderla vivir.

Por ello, muchos llaman a la puerta y muy pocos logran entrar porque la Masonería Egipcia no está hecha para multitudes porque es bien sabido que ellas prefieren lo fácil e inmediato, en cambio, la Masonería espiritualista obra a través de los años y no pretende dar saltos porque es seguidora fiel de la Naturaleza, la cual actúa de la misma forma y jamás salta una etapa de su evolución.

Tal vez lo más importante en la conformación de la Federación es el espíritu puramente altruista y desinteresado con el cual fue creada. La verdadera regularidad no se da en un papel firmado llamado Patente: la regularidad para la Federación es un tema de amor enorme a las artes y ciencias herméticas, a la filantropía que es promover, trabajar, vivir y difundir una cultura que alberga estructuras de pensamiento amplísimo y que explora las más increíbles profundidades del ser humano.

Cuando un grupo de personas se reúne con estos objetivos, las Patentes salen sobrando porque se está mucho más allá de la intencionalidad porque a los Iniciados solamente los cataloga el mismo Sublime Arquitecto del Universo y sus cofradías se convierten en formadores de espíritus nobles que pueden calmar las angustias de este mundo de sombras con su profusa luz… Las Patentes sobran en muchos sentidos y solamente se suscriben con la idea de conservar una costumbre y tener un símbolo de unidad e integración, pero nadie amarra a nadie, solamente el gran cariño que se tiene por desarrollar una Gran Obra en la que el amor universal y encendido en el corazón de los cultores de los Ritos Egipcios es la mano mágica Divina que todo lo guía. La Patente es el símbolo, los Hermanos, la vida que honra a la vida…

La Gran Carta Patente de Gran Logia

La primera Gran Carta Patente de la Gran Logia Regular de Menfis – Mizraim asociada a nuestra Federación fue expedida por la Gran Hierofanía de MGS a quien hemos dejado de reconocer como Gran Maestro Mundial por cometer graves fallas en contra de su investidura: se unió a una fanática orden religiosa católica de ultraderecha cuyo juramento es perseguir a los Masones (con pruebas lo decimos)… También, nombró en las directivas internacionales a personajes de talante anti masónico, pues, en virtud de ellos, la Masonería Egipcia en Latinoamérica, como caso cercano, no pudo lograr la estabilidad y solidez que nosotros hemos venido logrando desde hace varios años. Antes no hubo sino desvaríos y una profunda congoja por la falta de autonomía y certezas, lo cual produjo toda clase de problemas. Tan sólo España tuvo un desarrollo robusto que en realidad tiene más que ver con el arduo trabajo desarrollado por su Gran Maestro GCG que por cualquier otra providencia especial.

Cuando ocurrieron los desvaríos de MGS nos separamos y decidimos hacer uso de la Tradición Masónica primordial que siempre hemos detentado, la cual se basa en que para una Logia son necesarios siete Maestros, y para una Gran Logia, tres Logias, y para lograr nuestra Federación, integramos cinco Grandes Logias y asumimos los Trabajos que ya veníamos desarrollando en siete países más que tienen Logias y están en proceso de formación, o sea, en total doce.

En ese orden de ideas, las diferentes Grandes Logias recibieron una nueva Carta Patente expedida por nuestra respetada Federación. Así se decidió porque hubiéramos podido recibir Grandes Cartas Patentes de alguna de nuestras Grandes Logias federadas directamente, por ejemplo, de la Gran Logia Regular de España de Menfis – Mizraim, por ser la más antigua y extendida en el Rito en su país, a la cual podríamos tener como modelo de Trabajo, pero incluso su Gran Maestro no lo planteó y así fue que prefirió la más plena igualdad, así que, al final, constituimos nuestra Federación y ella, a su vez, ha expedido y expide las Grandes Cartas Patentes como matriz masónica investida con los Poderes necesarios para reconocer cuerpos masónicos egipcios nacionales, además de expedir los reglamentos necesarios para cada cosa.

Era necesario explicar estas cuestiones en razón a que se puede pensar que salimos de la nada. La realidad es que venimos trabajando desde hace muchos años en las construcciones individuales y colectivas que ya tenemos desarrolladas y seguiremos otros muchos años más en el escenario internacional y sembrando en el terreno de lo nacional en cada país en los que nos encontramos. En relación a los linajes, podremos decir que en el nivel hermético poseemos lo suficiente para poder afirmar que nuestros vínculos con los Maestros del Pasado son indiscutibles y que poseemos la orientación espiritual, esotérica y espiritual más completa, nada falta realmente.

La Federación de Grandes Logias Soberanas de Menfis – Mizraim se funda como cualquier otra organización masónica, y ello es por la buena voluntad de sus miembros y en virtud de la égida de sus propios intereses espiritualistas y esotéricos. No va en oposición a nadie porque sabemos que todos los seres humanos están en el mismo camino hacia el infinito y hacia la Deidad, sea que les resulte claro o no. Nosotros a nadie rechazamos, pero sí debemos trabajar con quienes pueden y seguramente aprovecharán y disfrutarán de nuestros Trabajos.

Por último, proclamamos la herencia espiritual y esotérica de los Grandes Maestros del pasado a quienes honramos y a quienes admitimos su legado.